Inicio » Blog » Vivir en un metaverso

Vivir en un metaverso

Se puede culpar a Mark Zuckerberg de muchas cosas. Pero sus pensamientos no son tímidos. El fundador de Facebook es visionario y logra conectar a casi 3 mil millones de personas a su plataforma social cada mes, que es la plataforma social más grande del planeta con 8 mil millones de personas. Ahora quieres dominar el futuro de la realidad virtual o aumentada.

Pero no quiero vivir en ese meta universo. El universo que Meta nos propuso, el nuevo nombre de Facebook Inc., es un universo de trabajo, juego, aprendizaje o ejercicio en un mundo imaginario. El concepto es deslumbrante: te pones unas gafas o un casco y puedes llevarte a la oficina, al gimnasio, a la escuela o al concierto virtual. Tan fácil.

“Imagínese que puede estar en la oficina sin tener que conducir”, dijo Zuckerberg en un video recientemente en el que anunció el nuevo nombre y los objetivos de la empresa que fundó hace 17 años. Lo imaginé de esta manera. Las reuniones de trabajo serán virtuales y no serán vistas por Zoom, Skype o Teams. Salvo tocar, oler el perfume y las flores, o degustar unos tacos picantes, casi podemos hacerlo como si estuviéramos allí.

Por ejemplo, debo viajar con frecuencia para entrevistas e informes. Sin embargo, si tengo una cita en la Casa Blanca o en el Palacio Nacional de México, mi holograma o silueta electrónica puede aparecer sin tener que abordar un avión.

Lo mismo ocurre durante el ejercicio. Metaverso “te permite ejercitarte de una manera completamente nueva”, explicó Zuckerberg. “Solo necesitas tu visor de realidad virtual y puedes hacer cualquier cosa, desde boxear, usar la espada hasta bailar. Incluso podrías boxear en mundos nuevos y pelear contra monstruos creados con inteligencia artificial”.

Esta es también una nueva forma de entretenimiento. Durante el festival, me llevaba a un concierto de los Beatles en la gira por Estados Unidos, cuando era niño.

Para estudiar historia, el Metaverso puede reproducir el primer encuentro entre Moctezuma y Hernán Cortés el 8 de noviembre de 1519. Caminemos virtualmente por las calles de Tenochtitlan y naveguemos en los canales. Esa lección de historia, se lo aseguro, nunca la olvidaremos.
Yuanjie ciertamente tiene su encanto. Pero me preocupa mucho que reemplace la búsqueda del contacto humano real.

La pandemia prueba dos cosas: primero, debemos ver y satisfacer las enormes necesidades de otras personas; segundo, si es necesario, tenemos una enorme capacidad de adaptación y la capacidad de sobrevivir solos.

Un mundo dominado por el metauniverso es como estar encerrado en nuestro hogar en una epidemia permanente y evitar el contacto personal durante las actividades más importantes de nuestra vida.

No podemos ignorar el futuro. Pero no quiero creer que este mundo virtual sea el mejor mundo al que podemos aspirar. ¿Por qué reemplazar la realidad por la experiencia digital?

El anuncio del cambio de nombre y misión de la empresa, de Facebook a Meta, ocurrió en un momento sospechoso. En ese momento, la ex empleada de Facebook Frances Haugen condenó a la compañía por poner “las ganancias por encima de la seguridad del usuario” en audiencias en el Congreso de los Estados Unidos y el Parlamento del Reino Unido. En la audiencia, la gente hizo preguntas agudas sobre los peligros que Facebook representa para la democracia y el pensamiento de los jóvenes.

La congresista neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez (Alexandria Ocasio-Cortez) es una de las más exigentes con el cambio de nombre. “El objetivo es,‘ nos estamos convirtiendo en un cáncer de la democracia y transformados en espías y máquinas de propaganda para promover regímenes autoritarios y destruir la sociedad civil a cambio de ganancias.

Antes de que Facebook creara su metaverso, tuvo que invertir mucho en nueva tecnología y sobrevivió a los intentos políticos de regular sus operaciones e incluso dividir la empresa (también Instagram y WhatsApp) en partes más pequeñas.

Al final, el futuro no se puede detener. El meta universo se hará realidad. No sé si es en mi época o en mis hijos. Pero no quiero vivir en eso. Sospecho que echaré de menos lo más importante: la vida misma.

Fuente: elmanana.com.mx

Etiquetas: