Saltar al contenido
Inicio » Blog » La economía de las empresas tecnológicas

La economía de las empresas tecnológicas

Muchas empresas en el espacio tecnológico se han beneficiado de la aplicación práctica de la ciencia económica para mejorar sus modelos comerciales y su rentabilidad.

La semana pasada, algunos emprendedores a punto de iniciar sus carreras en tecnología acudieron a mí en busca de consejo como economista. Esto me recuerda que las empresas de tecnología como Google, Microsoft, Uber o Yelp suelen tener grandes equipos de economistas en diferentes áreas de negocio. Por ejemplo, Amazon tiene un equipo de más de 150 personas con doctorados en economía. ¿Qué puede aportar un conocimiento profundo de la economía a las empresas tecnológicas?

Un artículo de Susan Athey y Michael Luca en el Journal of Economic Perspectives ha respondido a esta pregunta. Susan Athey es una economista muy distinguida, profesora en la Universidad de Stanford y ex economista jefe de Microsoft. Michael Luca es profesor en Harvard Business School, donde su investigación se centra en temas de economía digital. Según estos autores, la contribución de la economía se da en varios campos de los negocios y se relaciona principalmente con dos habilidades desarrolladas por los economistas: una comprensión profunda de los mercados e incentivos y una identificación rigurosa de los efectos causales.

Todas las empresas tienen respuestas a preguntas que podrían tener un impacto significativo en su rentabilidad o posición competitiva. Por ejemplo, una empresa puede querer saber el retorno de la inversión de una campaña de marketing o la efectividad de expandir su línea de productos. Estas preguntas a menudo son difíciles de responder con precisión porque muchos factores afectan los resultados.

Las inversiones publicitarias pueden coincidir con eventos que también afectan las ventas, como promociones de la competencia, cambios en la actividad económica general o incluso noticias que pueden afectar el sentimiento del consumidor o su confianza en un producto en particular. ¿Cómo sabes el efecto exacto de una acción cuando hay tantos factores que influyen en el resultado?

La ciencia económica ha estado lidiando con causa y efecto en entornos complejos y desarrollando métodos que pueden medir estos efectos de manera confiable. De esta manera, se responden preguntas importantes para las empresas tecnológicas, como:

¿Ofrecer un nuevo servicio como Uber Pool aumentará la base de clientes de la empresa o simplemente cambiará el servicio que eligen los usuarios existentes? ¿Es bueno para eBay anunciarse en Google, o solo pagará por los usuarios que buscarán de todos modos? Estas respuestas pueden afectar la rentabilidad de un negocio. Este tipo de preguntas son importantes para todas las empresas, no solo las tecnológicas, sino que estas últimas cuentan con información que las puede responder fácilmente.

Por otro lado, muchas empresas han creado nuevos mercados basados ​​en tecnologías digitales, siendo los ejemplos más comunes Uber y Airbnb. La forma en que está diseñado el mercado y los incentivos que brinda pueden ser la diferencia entre un modelo de negocio exitoso y uno que está condenado a desaparecer. Si se incentiva a los usuarios a realizar transacciones fuera de la plataforma o a cometer fraude, o si la experiencia de algunos usuarios es negativa o decepcionante, la empresa tendrá problemas importantes para sobrevivir.

En este sentido, la ciencia económica ha ayudado a diseñar mejores mercados y aumentar continuamente el valor de las empresas tecnológicas. Por ejemplo, un grupo de economistas diseñó el sistema de subastas que utiliza Google Ads para que la empresa pudiera obtener más ingresos. Otro ejemplo es el diseño de sistemas de calificación de productos y servicios digitales. Los usuarios de las plataformas tecnológicas suelen evaluar los productos o servicios que reciben. Sin embargo, cuando el usuario también es evaluado por el proveedor y teme represalias, la evaluación puede estar sesgada. También pueden estar sesgados, ya que el consumidor promedio está menos dispuesto a calificar, mientras que es más probable que aquellos que han tenido una experiencia particularmente positiva o negativa se tomen el tiempo para calificar la experiencia. Grupos de economistas de distintas empresas han medido estas desviaciones y realizado mejoras en estos sistemas, que han tenido un impacto positivo en el negocio.

A lo largo de los siglos, la ciencia económica ha desarrollado una comprensión detallada de los mercados, los consumidores y los incentivos. Además, cuenta con un enfoque basado en rigurosos modelos estadísticos cuyo objetivo es encontrar relaciones causales en entornos complejos e inciertos. Este tipo de conocimiento es útil para cualquier empresa. Las empresas en muchos campos tecnológicos se han beneficiado de la aplicación práctica de la ciencia económica para mejorar sus modelos comerciales y su rentabilidad. Otras empresas también pueden beneficiarse de un equipo de economistas en diversas áreas de negocio.

Fuente: elfinanciero.com.mx

Translate »