Inicio » Blog » Inteligencia artificial: ¿la próxima pandemia?

Inteligencia artificial: ¿la próxima pandemia?

Reconocidas plataformas de contenido audiovisual recomiendan películas según nuestros gustos, o las empresas utilizan búsquedas en Internet para promocionar productos a través de correos electrónicos. Son unas pequeñas acciones que hemos integrado en nuestro día a día, y son ejemplos de inteligencia artificial.

El aspecto ético de este avance tecnológico es también el foco del debate de París, porque además de sus aspectos beneficiosos, como la detección precoz del cáncer o la curación de un trauma psicológico, también tiene el propósito negativo de estimular el consumo o el riesgo de padecer enfermedades mentales. manipulación.

“Todos los fenómenos que vemos en las plataformas de tecnología de la información y la comunicación nos han afectado. Cuando se incluye la parte biológica, no se sabe lo que significa”, dijo Guillermo, director regional del Proyecto de Política Científica Anluo, que la tecnología de la UNESCO e innovación están en el marco del Día Internacional de la Ciencia.

“El chip en el cerebro que cambia la memoria y la memoria se ha convertido en una realidad. Ya está en el laboratorio. No estoy hablando de ciencia ficción, sino de la realidad”, agregó el experto.

Anluo, quien se desempeñó como Viceministro de Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Buenos Aires de 2016 a 2017, dijo que a menudo bromeaba diciendo que “la próxima pandemia será la inteligencia artificial o la neurociencia” porque ” Tendrá un efecto similar, así que tienes que estar preparado “.

En su opinión, en el campo de la inteligencia artificial, América Latina tiene “piernas académicas blandas”, el talento “sale del país” y el sector público está “muy atrasado” y no “cumple”. El comité determina los desafíos y oportunidades que significa “.

Prometió que los países de la región deben “compartir” todos los esfuerzos hacia una agenda única porque ya tienen una “historia de vida genética” común, “necesidades sociales” similares y “desafíos globales” que afectarán a todos. Del mismo modo, como el cambio climático o la inmigración.

Ciencia en la zona

Según el experto, América Latina es una de las regiones de ciencia abierta más avanzadas del mundo, porque sus expertos “necesitan” continuar con una larga tradición investigadora para desarrollarla a pesar de la falta de recursos.

Explicó: “La región tiene una larga y larga tradición en la comunidad científica, pero los recursos y la inversión son escasos, por lo que se ha estado trabajando arduamente para buscar estas sinergias y cooperación”.

Dijo que la red Cielo y Latindex o CLACSO (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales), impulsada por la propia UNESCO, son ejemplos de espacios compartidos con acceso público y contenido abierto, y representan un hito en la ciencia colaborativa en la región.

Además, como él mismo enfatizó, el reconocimiento de la región se refleja en el hecho de que Fernanda Beigel es la presidenta del Comité Asesor Internacional de Ciencia Abierta de la UNESCO, al que otros cuatro representantes de países latinoamericanos: de Brasil, Uruguay, Venezuela y Colombia …

Según Anlló, la ciencia abierta “debe romper ciertos parámetros de la cultura científica tradicional”, como las publicaciones sesgadas “revisadas por pares” o “grandes editoriales científicas”, que son “las mejores empresas legales privadas del mundo”, con margen de beneficio. de más del 35% del beneficio neto ”también está abierto a la agenda de la demanda social.

“La ciencia abierta debe abrir la agenda y traer otros problemas. Estos problemas no solo deben ser resueltos por los investigadores locales, sino también por los grandes centros de salud del mundo”, señaló.

Fuente: elsoldemexico.com.mx